Qué es una Carta Astral

Tarot Consuelo

La carta astral, es el retrato de un determinado momento, muy importante, en la vida de una persona: su nacimiento. El tema natal o carta astral también es conocido como horóscopo, del griego horoscopos, que significa «el vigilante de las horas ». Los griegos empleaban esta palabra para describir sólo el Ascendente, pero en la actualidad se aplica a toda la carta. La carta astral es un gráfico que describe un momento particular en el tiempo, visto desde un lugar preciso. Cada momento que pasa en único y posee una cualidad especial que reúne todas las ideas, los hechos y los fenómenos que sintonizan con él.

Una persona nacida en un instante determinado del tiempo coincide con la carta astral trazada para aquel preciso momento, y en aquel lugar. La carta natal, pues, constituye un carnet de identidad único en su género, que es útil para aclarar los motivos de un determinado comportamiento y para establecer cuáles serán los hechos y circunstancias más probables con las que podrá encontrarse un individuo según su carácter y personalidad. A medida que crecemos, la carta crece con nosotros, respondiendo a los ciclos de los planetas que están relacionados con los ciclos de nuestra vida. Lo que escojamos hacer con este conocimiento es, hasta cierto punto, responsabilidad nuestra. Una carta astral nos informa de los aspectos y detalles de la vida de una persona. Algunos aspectos serán agradables a los oídos de esta persona; otros pueden parecer como caminos llenos de senderos empinados y pedregosos. Pero cualquiera que haya recibido la información de su mapa natal podrá decirte que sólo es una guía de tu vida. No nos informa sobre las vivencias que sólo tú podrás presenciar. La carta Astral no es tu vida…, tu vida la caminas por ti mismo. Por ejemplo: cuando nos ponemos en marcha, con un mapa en la mano, sabemos que vamos a caminar por un área determinada pero no tenemos ni el menor indicio sobre a quién o qué vamos a encontrar en el camino.

Algunas personas están mejor preparadas para el viaje, para iniciar el camino de la vida. Tal vez, la época en que nacieron fue un momento de paz y prosperidad económica; su entorno puede haber sido cariñoso, cálido y confortable; sus padres pueden haber llevado una vida armoniosa y enseñaron a expresarla. Otras, que tal vez no tuvieron tanta «suerte», en términos de tiempo, lugar, familia y entorno, también se ponen en marcha, con la esperanza de encontrar cosas mejores. En este caso la carta astrológica puede dar un panorama de qué hacer para cambiar o modificar situaciones que puedan presentarse. La carta astral, por lo tanto, expresa el potencial de un individuo. Sin embargo, este potencial no existe aislado, tiene que ser considerado dentro de un contexto. Al utilizar la carta como una guía util, podemos interpretar los símbolos de la misma manera que haríamos con las claves de un mapa. Estos símbolos están representados por: los signos, los ángulos, los planetas, los aspectos y las casas; y nos dicen mucho sobre cómo procesaremos nuestras experiencias de la vida y cuáles serán nuestras reacciones más probables frente a determinadas situaciones que se nos presenten. Una vez escribió Santo Tomás de Aquino, «Los Astros Predisponen, no determinan».

La Carta Astral es como una «fotografía» de los planetas, el Sol y la Luna en el preciso momento en que la persona nace.

Indica una división de la esfera celeste en doce sectores, llamados CASAS,.

El primero de ellos, es el conocido como ASCENDENTE.

Señala el horizonte Oriental, punto por el que «salen» o «ascienden» el Sol, la Luna y los planetas.

Se le conoce como Signo Ascendente, al signo que ocupa esa importante posición en el momento del nacimiento.

Cada una de esas «Casas» representa un sector de la vida:- personalidad, dinero, amistades, trabajo, sexualidad, emociones, relaciones, profesión, salud, etc. )

Ese se verá influenciado, según los planetas que se encuentren en cada una de esas Casas

Así mismo, los planetas, según su posición, forman entre si, «ASPECTOS»

Por ejemplo, si dos planetas se encuentran a una distancia de 90 grados, se dice que están en «cuadratura».

De la misma manera hay muchos otros ángulos que forman Aspectos semejantes.

Estos, junto con las Casas, representan y marcan el carácter, la personalidad y el destino de cada persona.

La Carta Astral elaborada para el momento de su nacimiento forma un mapa de las energías cósmicas presentes en ese momento. Podemos así identificarlas o individualizarlas a partir de las posiciones de los cuerpos celestes tal como son vistos desde el lugar de su nacimiento. El dibujo de esas posiciones y de la relación entre los distintos astros se pondrá en relación con los lugares o departamentos de nuestra existencia en que dichas energías inciden más específicamente.

Alba de Hermes elabora la Carta Astral para la fecha, hora y lugar de nacimiento calculando las posiciones planetarias de acuerdo con las ecuaciones formuladas por el Doctor Peter Duffett-Smith, extrapolando datos observados para el 1 de Enero de 1980. Con todos estos datos realizamos un estudio de su perfil psicoastrológico que tiene en cuenta todas las variables astrológicas necesarias.

La importancia de poseer la Carta Astral natal es doble, por un lado nos sirve para conocernos mejor al retratar aquellos rasgos, tendencias, inclinaciones, potencialidades, etc… que configuran nuestra personalidad, latente en nuestro sustrato genético, por otro lado, la Carta Astral o mapa de las energías cósmicas que nos configuran, puesta en relación con el medio ambiente astral en constante evolución, podrá ayudarnos a preveer cambios del clima astral y sus efectos sobre nosotros, anticipándonos a acontecimientos que de otro modo seria imprevisible.

Más sobre el tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.