Los orígenes de la Astrología

Tarot Consuelo

No se conoce de modo preciso la época en que nació la Astrología. Los primeros documentos importantes que poseemos nos enseñan que las observaciones de los astrólogos caldeo-asirios y babilonios, se escalonan durante el primer milenio antes de nuestra era. Uno de estos textos fue hallado entre los millares de tablillas de ladrillo cocido, escritos en caracteres cuneiformes, procedentes de las ruinas de la biblioteca de Asurbanípal, en Nínive.

En aquella época, encontramos la astrología íntimamente ligada a la mitología y a un culto astral, seguiría así hasta la civilización helénica. La cuna de la Astrología se sitúa en Caldea. Se edificó un sistema de ideas acerca de las relaciones existentes entre el curso de los astros y el crecimiento de las plantas; entre las leyes que regulan la vida de la humanidad y las que rigen la vida de la naturaleza, y el universo. Todos los actos importantes de estos pueblos estaban subordinados a los oráculos e interpretaciones astrológicas. Después se desarrolla en Egipto, China, Roma y Grecia.

A partir del siglo XI le está reservada a la Astrología una gran prosperidad en el occidente. Dante ha quedado fuertemente impregnado por ella, su Divina Comedia es una epopeya Cosmológica. El Doctor Admirable de Bacon, se inspira en el concepto astrológico. Alfonso X, rey erudito, aprende este conocimiento de Alcabizio y hace construir las tablillas alfonsinas, de uso tanto astronómico como astrológico. Paracelso, médico astrólogo y alquimista utilizó el simbolismo astrológico en la curación de sus pacientes. Copérnico estuvo toda su vida trabajando por la Astrología. Catalina de Médicis fue una de las soberanas más imbuidas en la astrología. Képler, genio de la humanidad y uno de los más grandes astrólogos, crea la Astrología moderna, Depuró notablemente la tradición astrológica y terminó por declarar: «veinte años de estudio práctico han convencido a mi espíritu rebelde de la realidad de la Astrología».

El repudio de la astrología es un fenómeno complejo que merece un profundo análisis y tiene sus raíces en la condenación que el sistema heliocéntrico de Copérnico, hace del de Ptolomeo. Es satisfactorio constatar que las convicciones astrológicas de ambos no se debilitaron en absoluto.

La aparición de la lente desvía al astrónomo de la especulación astrológica, los descubrimientos de los glóbulos sanguíneos, de los espermatozoides y del óvulo, aclararon los misterios de la vida y desde entonces se trató de observar el interior del hombre y no su exterior; se empieza a condenar la Astrología. El gran golpe se le da en 1966 cuando Colbert funda la academia de ciencias, y prohibe expresamente a los astrónomos ocuparse de la astrología (se consuma la ruptura de las dos hermanas).

El fenómeno astrológico es un proceso social que se integra en uno más histórico y general, en unión con la revolución científica y cultural, y da lugar a una agitación; un nuevo soplo tiene un carácter realmente sensacional que hacen temblar las nociones fijadas por la razón. Los descubrimientos de los rayos catódicos, de los X, de las radiaciones, del electrón, del protón, del átomo, de los microorganismos, los virus y rayos cósmicos. En el momento en que se disponen a conquistar el cielo y en el que el primer submarino explora el fondo de los mares, el psicoanálisis edifica un sondeo de las profundidades de la vida psíquica. En filosofía Bergson sitúa el papel de la intuición en centro del conocimiento. En la ciencia la mayoría de los descubrimientos están en completa contradicción con los principios admitidos, y los mismos sabios están desorientados. Esta crisis de crecimiento aturdidor de la época 1899 no señala más que un comienzo.

El principal cambio se sitúa de 1927-1935. La astrología comienza a dar de qué hablar, la prensa se ampara en ella y asistimos al comienzo de la horoscopía cotidiana. En Bélgica se organiza, La Sociedad de Astrólogos. En Francia y Alemania se construye una comunidad cultural para el estudio de la astrología, formada por los médicos y los profesores de las facultades . Austria, Holanda y Suiza tendrán su movimiento astrológico, incluso en Polonia se llevaron a cabo congresos internacionales y posteriormente la astrología encuentra apoyos como los del psicólogo Carl G. Jung, quien declaro «Si personas que gozan de una mediocre instrucción han creído hasta estos últimos años que podrían burlarse de la astrología considerándola liquidada desde hace mucho tiempo, esta astrología remontándose desde las profundidades del alma popular se presenta hoy de nuevo a las puertas de las universidades que abandonó hace trescientos años.»

Más sobre el tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.